Hoy quiero profundizar un tema del cual ya hemos hablado a grandes rasgos en algunos post de emprendimiento e independencia. Se trata de los meses de vacaciones (en el caso de Chile enero y febrero), que por lo general son más tranquilos y sin tanto movimiento laboral lo cual puede verse reflejado en menos ingresos.

En lo personal me pasa algo raro. Estos meses son siempre de reflexión y un poco de desesperación. Como todo se torna más lento, en mi naturaleza alarmista tiendo a pensar que será la tónica de todo el año. Además, es común que los presupuestos de las empresas/clientes se reajusten, por lo tanto, puede haber un poco de incertidumbre en cómo eso nos afectará. A esto, sumémosle el ritmo “vacaciones” en que todo funciona más lento y hay menos personas disponibles.

Por lo mismo, y como creo que este es un problema que nos afecta a muchos independientes y emprendedores, quiero entregarles algunos tips e ideas que he ido recopilando gracias a mi experiencia y textos que he leído. El objetivo es sacar lo mejor de estos meses y usarlo a nuestro favor.

 

1. Presupuesto personal

Como les he recomendado en otras ocasiones, es importante adelantarse y organizar las platas para todo el año. Si ya sabemos que habrá meses más flojos, como vacaciones de verano, vacaciones de invierno, o septiembre por la celebración de las Fiestas Patrias, entonces tratemos de ahorrar los meses previos para cubrir los gastos de ese periodo.

Puedes buscar el método que más te acomode: un chanchito alcancía, un frasco donde ir echando monedas de $500, una cuenta de ahorro o un depósito a plazo. Esta última opción es la que yo prefiero, porque tu plata está segura, no hay riesgos de pérdidas (incluso tendrás una mini mini ganancia) y –por lo menos en mi banco- puedes sacarla cada 30 días, así que no hay tentaciones de usarla a mitad de mes.

Lo importante es conocer nuestros ingresos y gastos, ser organizado y planificar.

2. Haz una revisión de lo que fue el año anterior

Enero y febrero son los meses perfectos para hacer una revisión de lo que fue el periodo anterior. Incluso puedes súper organizarte y dejar enero para este propósito y febrero para planificar lo que viene (veremos más en el siguiente punto).

Haz un recorrido por todos los hitos que te ocurrieron a nivel laboral: la aparición de nuevos clientes, el lanzamiento de un producto nuevo, la mala experiencia en algún proyecto, etc.

Revisa lo bueno y lo malo, no sólo para mejorar lo positivo y replantear lo negativo, sino para ser consiente de los avances y logros que has tenido.

Muchas veces, como independientes, nos pasa que nos lleva la ola, entramos en ese modo trabajólico y no nos tomamos el tiempo para hacer esas revisiones que son tan importantes.

Por lo mismo, aprovecha este periodo para agradecer y así atraer nuevas energías que sigan potenciando y mejorando tu trabajo.

3. Planifica los próximos 10 meses

Como mencioné antes, aprovecha esta época para planificar lo que se viene. Si hay algún proyecto que quieres concretar, ponle fecha y analiza las cosas que debes hacer para lograr ese objetivo.

Planifica tus horarios y métodos de trabajo, pon atención a los eventos importantes como día de la madre, del padre, etc (sobre todo si vendes algún producto)

Para lograrlo puedes recurrir a un planner, agendas, calendarios, diarios murales, etc.

4. Adelántate 

Aprovecha estos meses para adelantarte al resto. Tienes una ventaja, y es que eres consciente de la importancia de estos meses y en cómo puedes usarlos. Ve qué está pasando en el resto del mundo, busca inspiración, analiza las tendencias y ve si puedes tomar algo de eso para llevarlo a tu proyecto.

Así, cuando las cosas comiencen a pasar, tu estarás lista/o hace rato.

5. Haz nuevos clientes o contactos

Sé que durante estos meses muchos se van de vacaciones, pero seguro encontrarás un momento para reunirte, llamar o enviar un mail a potenciales clientes. Aprovecha esta sensación de calma generalizada, de pausa, para conocer nuevas personas que puedan agregar valor a tu trabajo o proyecto. Reúnete a tomar un café, probablemente con la revisión que has hecho y la nueva planificación, surjan nuevos temas de interés y con ello nuevos contactos.

Pierde el miedo y ¡dale!

6. Descansa 

¿Vacaciones? ¡Ah, sí! ¡Vacaciones! No te olvides de descansar. Tómate unas semanas para desconectarte y tomar un respiro. Avisa a tus clientes, proveedores, seguidores, etc, que estarás ausente durante algún tiempo y/o deja un mensaje automático en tu mail (recuerda siempre mantener la comunicación con ellos y hacerles saber que si no contestas en por una buena causa, jajajaja).

Intenta desconectarte completamente, mirar lo menos posible el computador y celular, y tomarte un tiempo real y a conciencia para ti.

 

Como ven, enero y febrero pueden ser meses muy provechosos a nivel personal y laboral. Lo importante es encontrar ese lado positivo y sacarle el jugo lo máximo posible.

Espero que les haya servido, y si tiene algún otro consejo o idea, sean bacanes y déjenlas en los comentarios.

Un abrazote!

Cony

La Vida en Craft

La Vida en Craft

Soy Constanza, y creé este blog con las ganas de compartir mis ideas con el resto de quienes aman el DIY y la decoración tanto como yo. Disfruto del diseño, la comida, de los perros y caminar. Ah, también soy periodista. Si quieres saber más de mí­ o de La Vida en Craft escrí­beme a lavidaencraft@gmail.com

POST RELACIONADOS

DEJA UN COMENTARIO