Follow Me

Close
La Vida en Craft Por
DIY

Hacía mucho tiempo que quería hacer un DIY con tela teñida. Y hacía tiempo también que venía mirando la técnica del shibori, con ganas enormes de aprenderla y hacer mil proyectos con ella.

Para los que no lo conocen, el shibori es una técnica de teñido japonesa que reproduce los patrones en tela, esto se logra doblándola, amarrándola o cosiéndola. Cada diseño es diferente y tiene directa relación con las características del soporte que se va a usar.

En fin, el proyecto de hoy es mi primer acercamiento al shibori, y la verdad fue un paso a paso bastante natural, sin mucho “estudio” o técnica.

¿El resultado? Ay por dió, un tapiz hermoso que combiné con unas cañerías de cobre, capaz de decorar cualquier espacio y llenarlo de color. ¡Y es tan tan fácil de hacer!

Materiales:

  • Crea cruda: 1 x 1,60 mts
  • Anilina azul marino: 1/2 bolsita.
  • Cordel de algodón
  • 2 cañerías de cobre de 3/8″ x 1 mt. Las venden en las tiendas de construcción
  • Máquina de coser
  • Lápiz y regla
  • Plancha
  • Pistola de silicona

Toma la tela y haz una bolita con ella, la idea es que sea completamente irregular. Trata que quede lo más apretada posible, y luego, con el cordel, amarra para que quede firme.

tapiz-mural-shibori-cobre-decoracion-diy-lvec

Sigue las instrucciones de la caja de anilina para el teñido. Yo usé las Mont Blanc y en este caso sólo usé la mitad de una bolsita.

Primero debes hervir agua en una olla grande, y agregar 1/2 taza de sal (si usas la bolsa de anilina completa es 1 taza de sal). Revuelve y agrega el colorante. Sumerge la bola de tela y déjala por unos 5 minutos. Yo hice la prueba con dos muestras, y la verdad es que necesitas poco tiempo para conseguir el resultado. De lo contrario la tintura quedará muy pareja.

Pasado los 5 minutos, saca la tela y sumérgela en agua fría hasta que no salga más tinta. Si quieres asegurarte, métela a la lavadora y dale un enjuague, siempre con agua helada.

Deja secar y plancha. El resultado será algo como esto.

tapiz-mural-shibori-cobre-decoracion-diy-lvec-tela

Es hora de cuadrar la tela, es decir, darle las dimensiones que quieres para tu tapiz. En mi caso lo dejé de 80×1.40 aprox. Recuerda dejar unos centímetros extra para las costuras.

Cose los lados del tapiz para hacer una basta.

tapiz-mural-shibori-cobre-decoracion-diy-lvec-costura

En la parte superior e inferior cose dejando una abertura para que entre la cañería, tal como se ve en la foto.

tapiz-mural-shibori-cobre-decoracion-diy-lvec-cobre

Pasa las varas de cobre y amarra un trozo de cordel en la parte de arriba para colgar tu tapiz. Yo lo fijé con un poco de silicona para que no se moviera.

tapiz-mural-shibori-cobre-decoracion-diy-lvec-silicona

Por último, cuelga tu tela y disfruta de tu hermoso y decorativo tapiz.

tapiz-mural-shibori-cobre-decoracion-diy-lvec-superiortapiz-mural-shibori-cobre-decoracion-diy-lvec-final2 tapiz-mural-shibori-cobre-decoracion-diy-lvec-suelo

Como siempre les digo, la idea es que se pongan creativos y usen esta técnica con otros colores o para otras cosas como manteles, cojines, servilletas, etc. Las posibilidades son infinitas (díganmelo a mi que tengo un cerro de tela teñida!)

tapiz-mural-shibori-cobre-decoracion-diy-lvec-detalle tapiz-mural-shibori-cobre-decoracion-diy-lvec-final

¿Qué les pareció? ¿Habían probado con esta técnica antes?

Espero que hayan disfrutado este proyecto.

Un abrazo y nos leemos pronto!

Cony

Sigue Leyendo
La Vida en Craft Por

Esta tendencia decorativa no es nueva, pero este último tiempo me la he topado en varios sitios, así que todo indica que se ha vuelto tendencia.

Los tapices son piezas textiles que en su origen son confeccionadas a mano en fibras naturales, y que se caracterizan por ser de gran tamaño.

Dado el gran trabajo que lleva fabricarlos suelen ser bastante costosos, así que para los bolsillos más apretados han aparecido otras alternativas que, a decir verdad –para mí-, no se diferencian en nada a un pareo.

Pero bueno, no estamos acá para ser intransigentes, sino todo lo contrario: aplaudir las alternativas y las opciones para todos los gustos y bolsillos. Así que si tienes un pañuelo, un mantel, una piecera o incluso un trozo de tela con un estampado que te guste, ¿por qué no usarlo como tapiz y colgarlo en la pared?

Esta solución es bastante práctica si necesitas llenar un muro pero no puedes o no quieres pintar. El tapiz aportará color y carácter, y lo mejor de todo es que se puede quitar fácilmente si ya no te gusta. Además es fácil de lavar.

¿Aún no te convences?

Acá te dejo algunas imágenes para que te inspires y veas si esto del tapiz va contigo o no.

tapiz-muro-1Vía

tapiz-muro-2Vía

tapiz-muro-3Vía

tapiz-muro-4Vía

tapiz-muro-5Vía

tapiz-muro-6Vía

tapiz-muro-7Vía

tapiz-muro-8Vía

 

 

Sigue Leyendo